Gracias al trabajo conjunto de las diferentes áreas que integran los Centros de Detención Municipal, así como a la constante capacitación que reciben los agentes que laboran en los mismos, en el último año no se registraron incidentes, algo destacable, considerando las condiciones en que muchas veces son recibidas las y los detenidos.

Estos centros, antes llamados “áreas de barandilla”, se ubican en las comandancias norte y sur, y son parte esencial dentro de la estructura de la Dirección de Seguridad Pública Municipal, pues es en ellos donde diariamente llegan hombres y mujeres que han cometido faltas al Reglamento de Justicia Cívica o están involucrados en algún tipo de delito, estos últimos son turnados a las fiscalías estatal o federal, según se trate del caso en particular.

Agentes de detención, médicos, jueces cívicos, capturistas, personal de AFIS, psicólogos y trabajadoras sociales, son parte del equipo que durante las 24 horas los 365 días del año, se encuentra atendiendo a personas infractoras que son ingresadas a las celdas municipales, cuyo trabajo y protocolos para la correcta actuación, han derivado en lograr una estadística de cero incidentes durante el último año pasado y lo que va del presente, o bien, traducido en números, con los últimos 20 mil arrestados.

Según Liliana Armendáriz, subdirectora de Justicia Cívica y Prevención de la DSPM, considerando que muchos de los que ingresan a las celdas llegan en estado de intoxicación por el consumo de diferentes sustancias, sumamente agresivos, con problemas mentales o alterados cognitivamente, este un logro plausible, gracias a la coordinación y al trabajo en equipo que se ha realizado, especialmente entre los agentes de detención, quienes en todo momento acompañan a la persona y permanecen atentos al cuidado de su integridad.

Las capacitaciones constantes sobre derechos humanos, cultura de la legalidad, manejo de detenidos, primeros auxilios, entre otros, han sido pieza clave para que no existan accidentes lamentables dentro de las instalaciones preventivas.

Aunque la subdirectora reconoce que aún falta trabajo por hacer, existe una preocupación real desde la Dirección de la dependencia, a cargo del comisario Julio César Salas González, quien ha sido enfático en el trato humano y siempre apegado al marco legal, pese a las diferentes circunstancias y motivos por los que se encuentren ahí, aunado a la importancia de las supervisiones constantes por parte de los superiores, a fin de asegurarse que se realice el trabajo de manera adecuada.

Con la entrada del relativamente nuevo Modelo de Justicia Cívica en el municipio de Chihuahua, los protocolos de actuación ahora son más estrictos y rigurosos para los agentes de detención, pues deben estar debidamente profesionalizados y preparados para actuar ante los diversos escenarios que puedan suscitarse en las áreas bajo su cuidado.

Trabajar con mujeres en estado de embarazo, personas con alguna discapacidad tanto física como mentalmente o con menores de edad, requieren un trato especializado, con protocolos para los cuales los agentes de detención de la capital ya han sido sensibilizados.

“Los Centros de Detención Municipal son un referente para la mayoría de los municipios de la entidad, al contar con personas preparadas que tienen el compromiso de mejorar constantemente, sin embargo, todo es perfectible, por ello este año realizaremos más acciones para continuar sin incidentes y garantizando la seguridad de cada hombre o mujer, como lo hemos logrado durante los últimos meses, agregó Armendáriz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *