El cuerpo de un hombre descuartizado y envuelto en nylon fue localizado en un depósito o fosa, ubicada en la colonia Robinson, a espaldas del antiguo balneario Joaquín Amaro. 

Se trataba de un masculino desmembrado, al cual despojaron de extremidades como piernas, brazos y cabeza. El torso y la cabeza estaban envueltos en nylon.

Policías estatales fueron los primeros en la escena y confirmaron el hallazgo de los restos humanos.

Peritos de la Fiscalía trabajaron en realizar los procedimientos correspondientes a estos hechos violentos.